Como hacer un espresso a la perfección

Quieres saber como hacer un café espresso a la perfección? Sigue leyendo te damos todos los detalles.

¿Un café? Es más que una simple bebida: un despertador matutino, un cierre perfecto tras las comidas, una fuente de energía, un pretexto para charlas profundas o un simple placer cotidiano.

El café, omnipresente en la dieta occidental, se sitúa justo después del agua como la bebida más consumida. Su popularidad despliega un abanico de variedades y recetas, de las cuales el café espresso es fundamental.

En este post, exploraremos la historia y las diversas formas de esta esencial expresión del café.

¿Qué es el café espresso?

El espresso, originario de Italia, es un café preparado en una cafetera específica, utilizando grano molido finamente y agua a 92 grados centígrados. Se caracteriza por una extracción rápida, empleando una presión de alrededor de 9 bares durante aproximadamente 25 segundos, lo que resulta en un sabor intenso y concentrado.

Es conocido por su rápida preparación y su fuerte concentración de café, sirviendo como base para diversas bebidas como el americano o el capuchino.

Aunque es un clásico y fundamental en la cultura del café, su preparación correcta no es simple ni básica, siendo clave para los amantes del espresso la calidad de sus ingredientes y el seguimiento de técnicas específicas.

¿Qué se necesita para hacer un espresso?

Para hacer un espresso necesitamos, desde ya, café (unos 7 gramos de café molido), agua a una temperatura entre 88 y 92 grados centígrados, presión de entre 9 y 15 bares en la cafetera y, claro que sí, tiempo y dedicación (todo sale mejor con tiempo y dedicación).

Cómo hacer un espresso paso a paso

– Seleccionar un buen café

Lo primero es lo primero, y para beber un buen café no hay nada mejor ni más necesario que comenzar por elegir un buen grano de café. Fundamental que sea de la variedad que nos guste (en general, arábiga) y que, en lo siguiente, lo preparemos correctamente.

– Mide la cantidad de café para tener la proporción adecuada (enlace a las proporciones del post)

La cantidad de café debe ser de unos 7 gramos (hasta 7,5) para que nuestro espresso resulte concentrado e intenso sin volverse agresivo.

– Moler los granos de forma adecuada (enlace a la publicación de molienda)

El café espresso requiere que el grano molido sea fino. Parece sencillo, pero hay que prestar atención a este punto del proceso para que el sabor, la textura y el volumen del café resulten en el punto justo y no en extremos que nos alejarán de lo que buscamos.

De manera que es recomendable no precipitarse al moler el grano de café (demasiado grueso, dificultará el paso del agua en el tiempo destinado a prepararlo; demasiado fino, puede volverse acuoso): conviene encontrar el punto similar al del grano de azúcar.

Además, es recomendable que el molido se realice al momento de preparar la bebida (nunca conviene moler el café con demasiado tiempo de anticipación, ya que puede alterar su sabor si no es almacenado en forma ideal).

– Manipulación

Al manipular el café, conviene hacerlo siempre con utensillos secos y limpios para no alterar su sabor. Recordemos que la humedad, los cambios de temperatura, la luz solar y los aromas fuertes pueden afectar su gusto.

También es fundamental, a la hora de la preparación, chequear que el filtro de la máquina que vayamos a utilizar esté en óptimas condiciones.

– Hacer el espresso

Una vez que tengamos todo listo (café en el portafiltro, agua y presión en la cafetera), solo tendremos que colocar nuestra taza y esperar durante 25 segundos a que el café salga y vaya tomando esa consistencia y espuma cremosa que tanto deseamos.

Cafe-espresso-molido

¿Qué recetas puedes hacer con un americano?

Antes mencionamos al espresso como base de muchas recetas derivadas. Entre ellas, el americano. De allí que, a la hora de la creatividad, pensemos en este derivado del espresso para probar otras variables del café, cada una con sus encantos particulares.

Café helado o café Glacé

Café glacé (helado) se llama al americano servido frío, con el agregado de helado de crema o vainilla y azúcar (opcional: canela a gusto). Hay quienes reemplazan el helado con crema batida, aunque -vale decirlo- no es lo habitual.

– Cóctel: Café Mojito (Página 127 La guía práctica del café)

El café mojito se forma al agregar al espresso azúcar, menta (hierbabuena), agua con gas y hielo (picado o entero, o ambos). Sin duda, es un ideal para los días de mucho calor y para momentos de relajación.

El origen del espresso

El término “expreso” se asocia comúnmente con rapidez y eficiencia en diversos ámbitos, como el transporte y la entrega de paquetes. Esta noción se aplica igualmente al café espresso, cuyo origen se sitúa entre finales del siglo XIX y principios del XX, en plena Revolución Industrial.

Angelo Moriondo en 1884 y Luigi Bezzera en 1901, italianos, patentaron las primeras máquinas de café que utilizaban agua hirviendo, vapor y filtros, sentando las bases de los modernos equipos de espresso.

Su rápida adopción en Italia, impulsada por la creciente demanda de café en bares y cafeterías, hizo que el consumo de café rápido se convirtiera en una tradición perdurable.

¿Cuáles son las diferencias entre un americano y un espresso?

La principal diferencia entre el café americano y el espresso es la cantidad de agua. Un americano es en esencia un espresso con un extra de agua caliente.

¿El espresso tiene más cafeína que otros cafés?

La cantidad de cafeína depende de la forma en que preparemos el café, por lo cual existen muchos mitos (y pocas verdades irrefutables) a la hora de medir la cantidad de cafeína de determinadas recetas de café.

Con las indicaciones precedentes, el café no tiene (no tendría que tener) ni más ni menos cafeína que otros cafés (en esas proporciones).

Sí suele suceder una curiosidad, a modo de aclaración. El espresso, a pesar de su intensidad, puede contener menos cafeína que otras recetas más suaves dado que su tiempo de preparación y su cantidad de bebida suele ser menor.

¿Cuál es la proporción correcta de agua para un espresso?

La proporción correcta de agua para un expreso suele guardar una relación entre 1:1 y 1:3, teniendo en cuenta que el espresso está antecedido por el ristretto (más corto y concentrado) y sucedido por el lungo (más largo, más agua, menos concentrado).

Pensamientos finales

El café está siempre en el horizonte de los días y las dietas en occidente. Suele aparecer en distintos lugares, con formas diversas y aditivos variados.

Sea cual sea el momento, tomemos un café. Siempre habrá un lugar para degustar esta bebida que tantos placeres y buenos momentos nos ofrece y tan poco nos demanda. Un espresso, podría decirse, no se le niega a nadie.

Publicaciones Similares